Cuatro años del pontificado de Benedicto XVI

eleccion_benedicto_xviA las 17:50 (hora de Roma) del 19 de abril de 2005 comenzó a salir humo blanco por la chimenea de la capilla Sixtina, la señal de que los 115 cardenales reunidos habían elegido nuevo Papa. Pocos minutos después, Ratzinger se presentó ante los fieles como “un humilde trabajador de la viña del Señor” y dijo que adoptó el nombre en honor del papa Benedicto XVI, “un valiente profeta de la paz”.
Benedicto XVI cumplió ayer su cuarto aniversario y el Papa lo celebrará en la intimidad, en la residencia de Castel Gandolfo, con el único acto público del rezo del Regina Coeli, mientras prepara sus visitas a Tierra Santa y a los damnificados del terremoto de Los Abruzzos. A Tierra Santa viajará del 8 al 15 de mayo y a la región central italiana dañada por el terremoto irá, presumiblemente, el 28 de abril, dependiendo de cómo vayan los trabajos de emergencia.
El Obispo de Roma acaba de cumplir 82 años. Desde el 16 de abril, fecha de nacimiento de Joseph Ratzinger, han estado llegando felicitaciones desde todo el mundo al Vaticano por este cuarto aniversario de un pontificado, que tiene como puntos cardinales el diálogo entre fe y razón, el ecumenismo, proseguir el trabajo trazado en el Concilio Vaticano II y la defensa a ultranza de la vida desde la concepción hasta la muerte natural, la familia y la libertad de educación.
El Papa teólogo también ha puesto entre los objetivos de su Pontificado la recuperación de la identidad cristiana, especialmente en la cada vez más secularizada Europa.
Viajes en 2009, en septiembre otro a la República Checa y varios por Italia, también se espera para fechas próximas la tercera encíclica del pontificado, de temática social.
No se descarta que convoque este año un nuevo consistorio para la creación de cardenales, visto que el número de purpurados que pueden elegir Papa en un cónclave (menores de 80 años) ha descendido y son 116, cuatro menos del tope de 120 establecido por Pablo VI.
Este pontificado se podría resumir en esta fórmula: “Llevar a Dios a los hombres y a los hombres a Dios, el Dios que se ha manifestado en el rostro de Cristo, y traduce la fe en diálogo, en fuerza de unidad y en testimonio de caridad activa” ha afirmado el padre Federico Lombardi S.J., director de la Oficina de Información de la Santa Sede, en un análisis del cuarto aniversario de este pontificado.
[email protected]

This entry was posted in Sem categoria. Bookmark the permalink.

Leave a Reply