Ciudad de Sao Paulo inaugura estatua del Apóstol Pablo

saopaulo2SAO PAULO, Brasil (TV Arautos).- Durante una Misa presidida por el Cardenal Arzobispo Metropolitano de Sao Paulo, Brasil, Monseñor Pedro Odilo Scherer, y concelebrada por los obispos auxiliares, esta arquidiócesis clausuró el domingo28 de junio, el Año Paulino.
El Año Paulino fue instituido por el Papa Benedicto XVI para recordar la figura del Apóstol Pablo, en el segundo milenio de su nacimiento.
En la ciudad de Sao Paulo las conmemoraciones comenzaron -el año pasado- con una gran fiesta en el Estadio Pacaembú, que reunió decenas de miles de personas en una gran solemnidad.
Este domingo 28, en la catedral paulista (Catedral da Sé) estuvieron presentes fieles que vinieron de distintas partes de la ciudad y de otras diócesis, para asistir a la Santa Misa, además de autoridades del estado y de la ciudad de Sao Paulo. La animación musical estuvo a cargo del Coro Pacarelli, uno de los más importantes del Brasil. Todas las músicas que interpretó fueron en latín, entre ellas el Te Deum, dejando impresionado al público por la fidelidad musical puesta en dicha composición.
Durante la homilía Monseñor Odilo Scherer recordó la figura del Apóstol Pablo, de su conversión, y de su espíritu misionero; y convocó a todos los fieles a continuar siguiendo los pasos de san Pablo, en esta gran misión que es evangelizar en todos los lugares: “Nosotros, comunidad católica en esta ciudad de Sao Paulo, queremos ser testigos de que el Señor habita esta ciudad. Todos nosotros junto con el Apóstol Pablo, fortificados y confirmados en la fé por el Apóstol Pedro, queriendo ser por esto presencia misionera en esta gran ciudad, de una forma renovada a partir del día de hoy. Que san Pablo Apóstol interceda por nosotros”.
Después de la ceremonia todos se dirigieron para la Praça da Sé -frente a la Catedral- donde fue inaugurada una estatua en homenaje a San Pablo. Con tres metros y medio de altura, la imagen marca el cierre del Año Paulino, que deja para siempre un recuerdo de esta importante fecha para la Iglesia en todo el mundo, principalmente para la capital paulista.
Para el artista Murilo Sá Toledo, responsable de la obra, este fue un gran regalo que recibió y que tuvo la honra de esculpir: “Tuve el doble placer. Uno porque me gusta hacer escultura y, otro porque me gusta mi Iglesia”.
Feliz con la entrega del regalo, con todo lo que él significa para la Iglesia y para la ciudad de Sao Paulo, Mons. Scherer habló sobre la clausura del Año Paulino y no olvidó de recordar que debemos continuar en seguir los pasos del Apóstol Pablo y ser siempre muy firmes en la fé: “Tenemos muchas cosas por delante. Yo entiendo que este año, fue un año de gran siembra, recordando al Apóstol san Pablo, reviendo la importancia de san Pablo para la Iglesia, sobre todo para nosotros en esta ciudad, que lo tenemos como referencia. Pudimos sembrar mucho y espero que los frutos aparezcan con la bendición de Dios”.
Fuente: TV Arautos

This entry was posted in Sem categoria. Bookmark the permalink.

Leave a Reply