Crucifijo salva la vida de un periodista colombiano asaltado

Un periodista colombiano se salvó de morir cuando la bala que le dispararon en un asalto pegó contra el crucifijo de madera que llevaba en su pecho, narró el propio afectado a sus colegas en la ciudad de Manizales (278 kilómetros al oeste de Bogotá).
El periodista Hugo Cuartas y su compañero Carlos Mesa acababan de salir de presentar un programa de televisión local y abordaban un taxi cuando fueron asaltados por dos hombres armados.
“Yo me subo al carro y observo que Carlos Mesa está forcejeando con un joven. En ese momento pasó un vehículo con unos conocidos, a quienes les hice señas para que se dieran cuenta de lo que sucedía y es ahí cuando el hombre se sube al automóvil y me dispara a quemarropa”, precisó Cuartas.
“Yo sentía como un ardor en el pecho y cuando me quitaron la ropa observé que tenía el Cristo que siempre me acompañaba pegado a mi cuerpo y destrozado”, agregó el periodista asegurando que su devoción lo salvó de morir.
Cuartas fue intervenido quirúrgicamente, puesto que el disparo le atravesó inicialmente el brazo izquierdo y le causó fracturas que deberán ser atendidas, dijo por su parte un portavoz del centro clínico en donde está internado.
El periodista Hugo Cuartas, a sus 54 años, no necesita más pruebas para asegurar que sigue con vida por un milagro. Un disparo a quemarropa, un Cristo astillado en su pecho y su corazón aún latiendo son suficiente evidencia.
La bala le fracturó el antebrazo y continuó su trayectoria directo al corazón. Pero allí el proyectil pegó en el Cristo del rosario, lo destrozó y detuvo su marcha. En el esternón quedó un hermatoma, justo donde paró la bala.
This entry was posted in Sem categoria. Bookmark the permalink.

Leave a Reply