24 de junio: Nacimiento de san Juan Bautista

Natividad de San Juan Bautista
El mayor elogio sobre Juan Bautisa salió de la boca de su primo Jesús: “Entre los nacidos de mujer no hay ninguno mayor que Juan Bautista”. Su vida estuvo marcada por grandes milagros, empezando por el primero: su nacimiento de padres estériles. Desde el seno de su madre Isabel reconoció al Salvador en el seno de María, saltando de gozo por la redención recibida. Siguió la curación de la mudez de su padre el día en que Juan nació. Con su predicación suscitó grandes conversiones. Y reconoció a Cristo entre la gente que acudía para ser bautizada; vio descender al Espíritu Santo sobre Jesús y escuchó la voz del Padre: “Este es mi Hijo muy amado: escúchenlo”. Imitó la humildad de las estrellas que desaparecen cuando amanece el sol: su grandeza pretendió ser eclipsada con la cárcel y una muerte ignominiosa: su cabeza rodó al precio de la vileza de un gobernante, de la voluptuosidad de una adúltera y la ligereza de una adolescente. Pero Dios lo exaltó a gozar el premio eterno merecido como “el mayor nacido de mujer”.
This entry was posted in Sem categoria. Bookmark the permalink.

Leave a Reply