21 de agosto: Fiesta de San Pio X, Papa

El papa de las primeras comuniones
Entre los inestimables beneficios con que la Iglesia lucró en el papado de San Pío X, se destaca el haber instituido la Primera Comunión para los niños. Hasta entonces, la tendencia corriente era que una persona sólo la hiciese siendo enteramente adulta, no siendo raro el caso de hombres y mujeres que comulgaban por la primera vez en las vísperas de su casamiento.
Esta actitud era determinada por la comprensible idea de que la Comunión es algo muy sagrado para que los niños se aproximasen de ella, pues no tendrían criterio para comulgar con el respecto y la devoción necesarias.
San Pío X, no obstante, entendía de modo diferente, y colocó la cuestión en otros términos. Decía él: “No se trata de saber lo que el niño es capaz de pensar, y sí que grado de inocencia ella tiene. Porque si fuésemos a raciocinar en función de su capacidad intelectual, entonces no deberíamos bautizarlos en los primeros días después de su nacimiento”.
Un juicio muy acertado, cuyo desarrollo es éste: en el momento del Bautismo, aunque el recién nacido aún no piense, la recepción del sacramento significa para él un comunicación de gracias extraordinarias, que actuarán sobre su alma hasta el día que comience a hacer el uso de la razón. Y mismo en este inicio de la vida de pensamiento aquellas gracias del Bautismo le serán de extremo valor, guiando sus primeros pasos y fortaleciéndolo en la Fé.
Es este uno de los principales motivos por los cuales la Iglesia entera ya bautiza los bebés inmediatamente después del nacimiento.
Y análogo principio aplicó San Pío X, al instituir la Primera Comunión para los niños. Es decir, tomando en consideración que éstos, generalmente, aún conservan su inocencia, les será ocasión de gracias superabundantes el recibir la Sagrada Eucaristía. Para tal, basta que comprendan la transformación de la sustancia operada en la hostia en el momento que es consagrada, pasando a ser, verdaderamente, Nuestro Señor Jesucristo, en su cuerpo y sangre, alma y divinidad.
Observadas estas condiciones, San Pío X determinó que la fiesta de la Primera Comunión para los niños fuera rodeada de gran solemnidad. Desde esos tiempos proceden los ornamentos con que se revisten las iglesias y capillas en los días de Primera Comunión, y los tajes ceremoniosos con que los niños y niñas se presentan para recibir a Jesús Sacramentado, símbolos del alma enteramente inocente y virginal que va al encuentro de su Salvador.
Fuente: Editorial Retornaré (Sao Paulo, Brasil).
Escríbanos a [email protected]

Posted in Sem categoria | Leave a comment

20 de agosto: Fiesta de San Bernardo de Claraval

San Bernardo de Claraval, el doctor dulcísimo de la Iglesia, fundador de los Cistercienses y gran apóstol mariano, insigne antecesor de San Luis Grignon de Montfort, afirmaba: de Maria nunquam satis -al respecto de Nuestra Señora nunca se dijo ni se dirá lo suficiente.
Pues es a él, propagador de las incomparables perfecciones de la Madre de Dios, se le debe la linda conclusión de la Salve Reina, brotada de sus labios en un momento de éxtasis: ¡”Oh clemente, oh piadosa, oh dulce y siempre Virgen María”!

Posted in Sem categoria | Leave a comment

Monseñor Joao Cla, fundador de los Heraldos del Evangelio recibe condecoración del Papa Benedicto XVI


Puede ver el video de TV Arautos, haciendo click aquí


SAO PAULO (Brasil), 15 de agosto de 2009.- Durante una solemne y emotiva eucaristía en la fiesta de Nuestra Señora de la Asunción, celebrada en la Iglesia Nuestra Señora del Rosario de Fátima, el Cardenal Franc Rodé, prefecto de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica entregó, en nombre del Papa Benedicto XVI, la Cruz Pro Ecclesia et Pontífice, a Monseñor Joao Scognamiglio Clá Dias, fundador y presidente general de los Heraldos del Evangelio.
Al hacer entrega de esta significativa condecoración el Cardenal Rodé expresó:”Querídisimo Monseñor en el momento de entregarle la condecoración con la cual el Santo Padre quizo premiar sus méritos, me vinieron a la mente las palabras de San Bernardo al inicio de su obra “De Laude Novae Militie” donde el santo de Claraval dice: ‘Hace algún tiempo que se difunde la noticia que un nuevo género de caballería apareció en el mundo’. Y estas palabras pueden ser aplicadas a los tiempos actuales.
En efecto, una nueva caballería nació gracias a usted, no secular pero sí religiosa, con un nuevo ideal de santidad y un heroico empeño por la Iglesia. En esta iniciativa nacida en su noble corazón, no podemos dejar de ver una gracia particular concedida a la Iglesia, un acto de la Divina Providencia, ante las necesidades del mundo de hoy.
El ideal que propone a los suyos, es el de seguir a Cristo en el gran movimiento de los Heraldos del Evangelio, con radicalismo evangélico, combatiendo sin tregua, como dice San Bernardo una doble la batalla, sea contra la carne y la sangre; sea contra los espíritus malignos del mundo invisible. Gracias Monseñor por su noble empeño, gracias por su santa audacia, gracias por su amor apasionado por la Iglesia, gracias por el espléndido ejemplo de su vida. Usted es de la estirpe de los héroes y de los santos”.
Por su parte, Monseñor Joao Scognamiglio Clá, al dirigirse al Cardenal Rodé manifestó en sentidas palabras lo siguiente: “Esta condecoración, esta medalla, para mí y para nosotros los Heraldos del Evangelio, y la Sociedad de Vida Apostólica que tenemos la gracia, la honra de conducir, llega en un momento muy oportuno y nos llena de alegría porque, como Su Eminencia decía en el sermón durante la ecuaristía, quedó patente un punto de nuestro carisma. Ese punto, de gran destaque, es nuestra devoción a la Santísima Virgen, pues tenemos un empeño total de tener en relación a Ella una entrega completa.
Debo dedicar también estas palabras a otro punto fundamental que es, cómo consideramos al Sumo Pontífice. Yo fui criado, fui formado, fui beneficiado, por un líder católico de aquí, de Brasil, llamado Plinio Correa de Oliveira que me enseñó a amar el Papa, entre otras cosas. Plinio Correa tiene un pronunciamiento de 1944, en el semanario O Legionário, órgano oficioso de la arquidiócesis de Sao Paulo, donde dice algo que está en mi corazón y en el corazón de todos los Heraldos, con respecto al Papa: Todo cuanto hay en la Iglesia de santidad, de autoridad, de virtud sobrenatural, todo esto, absolutamente todo sin excepción, ni condición, ni restricción, está subordinado, condicionado, dependiente de la unión a la Cátedra de Pedro. Las instituciones más sagradas, las obras más venerables, las tradiciones más santas, las personas más conspicuas, todo en fin, que más genuina y altamente pueda expresar el catolicismo y ornar la Iglesia de Dios, todo eso se torna nulo, estéril, digno del fuego eterno, de la ira de Dios, si es separado del Sumo Pontífice.
Conocemos la parábola de la vid y de los sarmientos. En esa parábola la vid es Nuestro Señor Jesucristo, los sarmientos son los fieles, pero como Nuestro Señor se unió de modo indisoluble a la Cátedra Romana, se puede decir con toda seguridad que la parábola sería verdadera entendiéndose como la vid a la Santa Sede, y los sarmientos como las varias diócesis, las parroquias, órdenes religiosas, familias, pueblos y las personas que constituyen la Iglesia y la cristiandad. Todo esto será totalmente fecundo en la medida en que esté en íntima, calurosa, incondicional unión con la Cátedra de San Pedro. Incondicional, y lo decimos con razón, en moral no hay condicionalismos legítimos. Todo está subordinado a la gran y esencial condición de servir a Dios pero, una vez que el Santo Padre es infalible, la unión a su infalible magisterio sólo puede ser incondicional. Por esto es señal de vigor espiritual una extrema susceptibilidad, una vibractibilidad delicadísima y eficaz, de los fieles por todo cuanto diga respecto a la seguridad, gloria y tranquilidad del Romano Pontífice.
Después del amor a Dios, es este el más alto de los amores que la religión nos enseña, uno y otro amor se confunden. Hasta cuando Santa Juana de Arco fue interrogada por sus perseguidores que querían matarla y que para esto querían hacerle caer en algún error teológico, por medio de preguntas capciosas, ella respondió ‘Cuanto a Cristo y la Iglesia para mí son una única cosa’. Nosotros podemos afirmar que entre el Papa y Jesucristo no hay diferencia, todo lo que dice respecto al Papa está directa, intíma e indisolublemente unido a Jesucristo.
Monseñor Joao Clá concluyó diciendo que la presencia y amistad del Cardenal Franc Rodé, son un símbolo de la unión que los Heraldos del Evangelio tienen con el Papa, más que la propia condecoración Pro Ecclesia et Pontifice.
La condecoración Pro Ecclesia et Pontifice fue instituida por el Papa León XIII, en 1888 para distinguir sacerdotes o laicos por sus cualidades, virtudes o méritos, pero especialmente por su amor a la Santa Iglesia y al Romano Pontífice.

Posted in Sem categoria | Leave a comment

15 de agosto: Asunción de la Virgen; Fiesta de todas las alegrías

La fiesta de todos los júbilos y todas las alegrías, la fiesta del día en que la Santísima Virgen, resurecta, fue llevada a los cielos en cuerpo y alma, habrá sido la mayor celebración realizada en el Paraíso, después de esplendores retumbantes de la Ascención de Nuestro Señor Jesucristo. María Santísima, la obra prima de la mera creación ocupará un lugar al lado del trono de su Divino Hijo.
Se puede imaginar que, en ese instante, todas las gloriosas perfecciones de la Madre de Dios brillaron de modo incomparable: la bondad inmensurable, la suavidad, la soberanía , el dominio, el atractivo, la virginal firmeza, todo se manifestó de manera fulgurante, misteriosamente reluciendo y acentuándose, acentuándose y reluciendo, para maravillamiento de los ángeles y de los bienaventurados que entonces la contemplaban en la enternidad…
Escríbanos a [email protected]
Posted in Sem categoria | Leave a comment

11 de agosto: Santa Clara de Asís

Memoria de santa Clara, virgen, que, como primer ejemplo de las Damas Pobres de la Orden de los Hermanos Menores, siguió a san Francisco, llevando una áspera vida en Asís, en la Umbría, pero, en cambio, rica en obras de caridad y de piedad. Enamorada de verdad por la pobreza, no consintió ser apartada de la misma ni siquiera en la extrema indigencia y enfermedad.
Nació en Asís, Italia, en 1193. Su conversión hacia la vida de plena santidad se efectuó al oír un sermón de San Francisco de Asís. Cuando ella tenía 18 años San Francisco predicó en Asís los sermones de cuaresma y allí insistió en que para tener plena libertad para seguir a Jesucristo hay que librarse de las riquezas y bienes materiales.
En secreto se fue a buscar al santo para pedirle que la instruyera en el modo de lograr conseguir la perfección cristiana. El le dijo que había que desprenderse de todo, la animó a dejar la vida de riquezas y comodidades que llevaba y dedicarse a una vida pobre, de oración y penitencia. San Francisco hizo que Clara se fuera a vivir junto a la Iglesia de San Damián en Asís, en una pobre y humilde casita. Y he aquí que su hermana Inés y su propia madre decidieron irse también de monjas con ella. Y muchas muchachas más se dejaron atraer por esa vida de oración y recogimiento, y así pronto el convento estaba lleno de mujeres dedicadas a la santidad.
Francisco nombró a Clara como superiora de la comunidad, y aunque ella toda la vida trató de renunciar al puesto de superiora y dedicarse a ser una sencilla monjita de segundo orden, sin embargo por cuarenta años será la priora del convento y las monjitas no aceptarán a ninguna otra en su reemplazo mientras ella viva, y es que su modo de ejercer la autoridad era muy agradable y lleno de caridad. Servía la mesa, lavaba los platos, atendía a las enfermas, y con todas era como una verdadera mamacita llena de compresión y misericordia.
A los pocos años ya había conventos de Clarisas en Italia, Francia, Alemania y Checoslovaquia. Y estas monjitas hacían unas penitencias muy especiales, inspiradas en el ejemplo de su santa fundadora que era la primera en dedicarse a la penitencia. No usaban medias, ni calzado, se abstenían perpetuamente de carne, y sólo hablaban si las obligaba a ello alguna necesidad grave o la caridad. La fundadora les recomendaba el silencio como remedio para evitar innumerables pecados de lengua y conservarse en unión con Dios, y alejarse de dañosas distracciones del mundo, pues si no hay silencio, la mundanalidad se introduce inevitablemente en el convento.
Siguiendo las enseñanzas y ejemplos de su maestro San Francisco, quiso Santa Clara que sus conventos no tuvieran riquezas ni rentas de ninguna clase. Y aunque muchas veces le ofrecieran regalos de bienes para asegurar el futuro de sus religiosas, no los quiso aceptar. Al Sumo Pontífice que le ofrecía unas rentas para su convento le escribió: “Santo Padre: le suplico que no me absuelva ni me libre de la obligación que tengo de ser pobre como lo fue Jesucristo”. A quienes le decían que había que pensar en el futuro, les respondía con aquellas palabras de Jesús: “Mi padre celestial que alimenta a las avecillas del campo, nos sabrá alimentar también a nosotras”.
Hoy las religiosas Clarisas son 18,000 en 1,248 conventos en el mundo. 27 años estuvo enferma nuestra santa, pero su enfermedad la soportaba con paciencia heroica. En su lecho bordaba y hacía costuras, y oraba sin cesar. El Sumo Pontífice la visitó dos veces y exclamó: “Ojalá yo tuviera tan poquita necesidad de ser perdonado, como la que tiene esta santa monjita”. Cardenales y obispos iban a visitarla y a pedirle sus consejos.
San Francisco ya había muerto, y tres de los discípulos preferidos del santo, Fray Junípero, Fray Angel y Fray León, le leyeron a Clara la Pasión de Jesús mientras ella agonizaba. La santa repetía: “Desde que me dedique a pensar y meditar en la Pasión y Muerte de Nuestro Señor Jesucristo, ya los dolores y sufrimientos no me desaniman sino que me consuelan”.
El 10 de agosto del año 1253 a los 60 años de edad y 41 años de ser religiosa, se fue al cielo a recibir su premio. Un día como hoy fue sepultada.
Santa Clara bendita: no dejes nunca de rogar a Dios por nosotros.
Posted in Sem categoria | Leave a comment

10 de agosto: Fiesta de San Lorenzo Mártir

Etimológicamente significa “coronado de laureles”. Viene de la lengua latina.
Estamos hoy ante un santo singular. Nació en Jaca. Se marchó a Roma guiado por su inquietud espiritual. El Papa Sixto II lo nombró pronto diácono para que se encargara de los pobres de la ciudad.
Cuando en el 257 publicó el emperador Valeriano un edicto de persecución a los cristianos y el culto que daban al nuevo Dios, a veces en los mismos cementerios, lo arrestaron al mismo tiempo que al propio Papa y a los demás diáconos que tenían misiones especiales.
No obstante, Lorenzo va a morir un poco más tarde por la única razón de que el emperador le mandó hacer una colecta de todos los bienes que poseyeran los cristianos en Roma.
Lorenzo, tras unos días, se presentó ante el emperador rodeado de pobres, paralíticos, cojos, mendigos, enfermos y ciegos. Y con su cara sonriente, le dijo:”Estos son los tesoros de la Iglesia”.
Cuando iba hacia la muerte tenía pena porque no se consideraba digno de morir por Cristo. Sixto II lo animaba. El emperador, irritado por su alegría en compartir los sufrimientos de Cristo, aunque se veía indigno, mandó que lo quemaran en unas parrillas ardiendo.
Incluso en esos momentos tuvo el humor que siempre le había caracterizado. Así se cuenta que cuando estaba quemado por una parte del cuerpo, se dirigió a los verdugos y les dijo:”Ya estoy bien quemado de este lado, dadme la vuelta”.
Si no se tiene un gran amor a Cristo, es imposible que un ser humano se comporte de esta manera ante un dolor tan horrible.
San Lorenzo es uno de los mártires más célebres en todo el cristianismo. (Resumen de Catholic.net)
Posted in Sem categoria | Leave a comment

Video sobre los Heraldos del Evangelio


¿Quienes son los Heraldos del Evangelio?
Para ver el video sobre los Heraldos del Evangelio haga click en el siguiente enlace:
http://noticiascatolicasuruguay.blogspot.com/2009/08/quienes-son-los-heraldos-del-evangelio.html
Posted in Sem categoria | Leave a comment

Reciba en su hogar la imagen peregrina del Inmaculado Corazón de María de Fátima

virgendefatima

Los Heraldos del Evangelio en una iniciativa de llevar la presencia de la Virgen a sus hogares, han puesto a disposición de aquellos que estén interesados, la imagen del Inmaculado Corazón de María de Fátima, realizando diariamente dos (2) visitas, la primera a las 18:00 hrs. y la segunda a las 20:00 hrs, con una duración promedio de una hora y media.
Esta visita es una excelente ocasión para reunir a toda la familia y a sus más cercanos a los pies de la Virgen, en esta época tan convulsionada por toda clase de conflictos nacionales e internacionales, crisis sociales y económicas, teniendo la oportunidad para honrarle y hacerle compañía. También es una ocasión para rezar en familia y pedirle a la Madre de Dios todo tipo de gracias y favores, que Ella como medianera universal derrama en abundancia sobre aquellos que la invocan en calidad de hijos.
Estas visitas de la Virgen pueden ser solicitadas también por colegios, comunidades religiosas, parroquias, centros de salud, cárceles, e instituciones privadas y públicas, etc.
Para solicitar la visita sin costo alguno de la Virgen Peregrina de Fátima, por favor llamar a los teléfonos 4134134 o 4198256, Montevideo y hablar con el Sr. Fernando Silva, encargado de estas visitas de la imagen peregrina. O escríbanos a [email protected]
Cuanto antes lo haga, mejor pues la agenda de visitas es muy solicitada.
Posted in Sem categoria | Leave a comment

8º Congreso Internacional del Sector Femenino de los Heraldos del Evangelio


Para ver el video haga click
aquí
En el mes de julio, jóvenes integrantes de los Heraldos del Evangelio de diversas partes del mundo, se reunieron en el 8º Congreso, participando de conferencias, obras de teatro y oración.
Producción: TV Arautos
Posted in Sem categoria | Leave a comment

Comentario al Evangelio del Domingo 19 del Tiempo Ordinario

Yo soy el Pan vivo bajado del Cielo”
Domingo XIX del Tiempo Ordinario, domingo 9 de agosto de 2009. (Juan 6, 41-51)Escribe: Monseñor Joao Clá Dias EP (Fundador y Presidente General de los Heraldos del Evangelio)

 

La Eucaristía: alimento que comunica la virtud vivificante
Recurramos al talento y ciencia teológica de Mons. Guéranger (*) para explicitar los maravillosos efectos sobrenaturales de la Eucaristía sobre cuantos la reciben en condiciones dignas. Como lo propio del alimento es aumentar y conservar la vida, el Verbo de Dios “se hizo alimento vivo y vivificante, bajado de los Cielos. Siendo partícipe de la vida eterna, que recoge directamente del seno del Padre, la carne del Verbo comunica esta vida a quien se alimenta de ella. Lo que es corruptible por naturaleza, dice san Cirilo de Alejandría, no puede ser vivificado salvo por la unión corporal con el cuerpo de Quien es vida por naturaleza. Tal como dos pedazos de cera fundidos por el fuego se convierten en un solo, así ocurre con nosotros y el Cuerpo de Cristo debido a la participación en su precioso Cuerpo y Sangre. […] Así como un poco de levadura hace fermentar toda la masa, en el decir del Apóstol (1 Cor 5, 6), este Cuerpo, al entrar en el nuestro, lo transforma por completo en Sí mismo. No hay nada que pueda ingresar de esta manera en nuestra sustancia corporal, a no ser la comida y la bebida; y éste es el modo, apropiado a su naturaleza, por medio del cual nuestro cuerpo adquiere la virtud vivificante”.

María Mujer Eucarística
Aunque el Evangelio no habla de María, Madre de Jesús, sabemos gracias a la teología y al Magisterio de la Iglesia que fue ella la primera criatura humana en recibir el beneficio de la promesa de Nuestro Señor: “Yo le resucitaré”. Pues María Santísima fue asunta al Cielo en cuerpo y alma.
(*) Monseñor Prosper Guéranger, osb., L’Année Liturgique: Le temps après la Pentecôte, pp.307-308

Posted in Sem categoria | Leave a comment